Esta web utiliza galletas (cookies) para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continua navegando por la web, consideramos que acepta su uso. [ Aceptar ]

Capilla de Sant Pau


La capilla de Sant Pau es un edificio religioso de origen gótico que se encuentra en el actual barrio de Sant Pau de Manresa. Su construcción se inició en 1308, bajo la advocación de San Marcos y Santa Bárbara. Un siglo más tarde, en 1412, la capilla fue cedida a una comunidad de eremitas de Montserrat que cambiaron la advocación a San Pablo, que es la que ha llegado a nuestros días. En el siglo XV, se instaló allí un priorato cisterciense con la llegada de una comunidad de monjes de Santa María de Valldaura. 

 

Durante su estancia en Manresa San Ignacio de Loyola entablo amistad con el prior Alfonso de Aguerreta, a quien definió como a un “hombre muy espiritual”. Alfonso de Agurreta también era uno de los principales responsables del hospital de Santa Llúcia, donde el futuro santo pasó largas temporadas. Su relación de amistad motivo que el prior acabase convirtiéndose en su confesor. San Ignacio solía visitar asiduamente la capilla y el convento. Fue precisamente paseando hacia el convento siguiendo “el camino cerca del río” Cardener, cuando experimentó la inspiración transformadora conocida como la Eximia Ilustración del Cardener.

 

A principios de 1700, la ermita y sus alrededores fueron adquiridos por la Compañía de Jesús. Debido a la expulsión de la Compañía en 1767, decretada por el rey Carlos III, todo el conjunto fue confiscado por las autoridades reales, pasando a manos privadas por medio de una subasta.