Esta web utiliza galletas (cookies) para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continua navegando por la web, consideramos que acepta su uso. [ Aceptar ]

Casa Amigant


La casa Amigant es una imponente edificación de origen medieval que se encuentra en el callejón que surge de la confluencia entre las calles de Amigant y de Sant Miquel. Su construcción inicial tuvo lugar entre los siglos XIII y XV, constando de planta baja y tres pisos de altura. Su puerta principal está formada por sillares y dovelas de grandes dimensiones. En la parte superior de la fachada, se puede admirar un escudo familiar de los Amigant, formado por dos brazos en faja que se dan la mano y acompañados de dos estrellas de oro que simbolizan la amistad y la buenaventura.

La familia Amigant devino, a lo largo de la época moderna, uno de los linajes más poderosos de la ciudad. Algunos de sus miembros más ilustres consiguieron cargos de gran importancia en las instituciones de poder territorial, como la Real Audiencia de Cataluña.  En la Manresa de principios del siglo XVI había un conjunto de familias que controlaban la economía y las instituciones locales. La mayoría habían prosperado a partir de su dedicación a actividades artesanales y comerciales. Algunos miembros de estos linajes como los Peguera, los Canyelles, los Ferrer o los Casamitjana también se relacionaron con San Ignacio.

Cuando San Ignacio de Loyola llegó a Manresa en primavera de 1522, el mercader y miembro del Consell de la ciudad Pere Amigant era el cabeza de familia. El matrimonio formado por Àngela Seguí y Pere Amigant entabló una gran amistad con el futuro santo. Dicha relación se materializó en el auxilio y apoyo que el matrimonio prestó a San Ignacio durante sus duras penitencias, acogiéndolo en una habitación de la casa que tenían a los pies de la iglesia del Carme. Años más tarde, dicha casa sería transformada en la capilla de San Ignacio Enfermo.